Baños Romanos y Fuente de los Borricos

- La Luisiana

La localidad de La Luisiana está situada en la parte oriental de la provincia de Sevilla, Salvo una pequeña parte que linda al norte con la provincia de Córdoba y al oeste con Fuentes de Andalucía, limita con el término municipal de Écija por todos sus márgenes. Su superficie total es de 67’62 Km2. Dista de la capital de la provincia en 69 Km y permanece muy cercana a la actual Autovía de Andalucía en su tránsito entre Sevilla y Córdoba.

El yacimiento arqueológico de los Baños Romanos se encuentra ubicado en la localidad de la Luisiana. Están situados en el SE de la zona urbana en la margen derecha del llamado Arroyo Carrión. Su localización está en la Hoja 964 (14-34) del Mapa Topográfico del Servicio Geográfico del Ejercito con las coordenadas UTM 30SUG016557 (1).

Los precedentes inmediatos sobre intervenciones en el lugar los podemos observar en la intervención arqueológica de urgencia realizada por el arqueólogo J. Salas en el año 1989 y de la que ya hablaremos más adelante. También tenemos datos, aunque bastante someros, de otra intervención realizada por F. Fernández y F.J. Gómez en el año 1983 (2).

El edificio de los Baños se ha de encuadrar dentro de una serie de lugares cercanos con importantes restos arqueológicos. Entre éstos podemos destacar la cercana presencia de una villa, a unos 300 m. al suroeste del emplazamiento de los Baños y casi al lado de la actual Autovía de Andalucía a su paso por la localidad, de la ciudad romana de Obulcula a unos seis kilómetros aproximadamente, actual Castillo de la Monclova, y de la Colonia Augusta Firma Astigi, actual Écija, y que fue, en los momentos que nos ocupa este trabajo, conventus iuridicus.

La cercanía a estas dos localidades importantes dentro del mundo romano de la Bética y la presencia de la villa nos sugieren un uso de los Baños y de las aguas medicinales por parte de las clases altas casi exclusivamente. Este hecho nos podría corroborar que, en sus primeros momentos de uso, la piscina estuvo totalmente recubierta de mármol, hecho que, hoy en día, es imposible de demostrar.

Con posterioridad a la dominación romana encontramos una época oscura y de posible abandono durante varios siglos de los Baños. Este hecho produjo una muy notable degradación en la estructura original, sobre todo en la zona norte del vaso de la piscina.

Con la fundación de la colonia a finales del año 1768 por el monarca Carlos III los Baños alcanzan la titularidad real adquiriendo, por tanto, carácter público. Será en este momento cuando se descubran y se saquen a la luz las estructuras romanas según nos cuentan el viajero A. Ponz y el geógrafo Tomás López. A partir de 1793, según Pascual Madoz, se pondrán en funcionamiento como Baños Públicos realizándose una serie de modificaciones y reformas para adaptar la estructura romana a su nuevo cometido de lugar con aguas de propiedades medicinales. En este momento se construirá la cerca perimetral con unas dimensiones de 37’50 mts. de largo por 3’30 mts. de alto y 9’50 mts. de ancho con lo que se consigue una superficie interior de 370 m2. La tapia exterior tiene una cimentación de cal y grava de extraordinaria dureza que puede llegar a confundirse con la gravera sobre la cual están construidos los baños y que permite la filtración de agua. Ahora se repararán y levantarán las tapias y los pabellones para un uso concreto como Baños Públicos por las aguas con propiedades curativas. Esta serie de reformas serán muy respetuosas con la estructura romana, reparándola en muchos puntos.

Se continuarán usando como baños hasta aproximadamente el año 1887 en que serán también depósito de aguas. Será en la época de la Guerra Civil Española cuando se abandonen completamente quedando su uso como depósito de aguas y teniendo como función el riego de las fincas colindantes. Hasta hace poco se continuaban regando gran parte de los parques y jardines municipales con el agua que se extraía de estos baños, aunque esta práctica se abandonó dado el proceso de restauración a que están siendo sometidos.

DESCRIPCIÓN

Dentro del edificio cabe destacar tres momentos bien distintos. El primero de ellos se corresponde a la construcción romana que presenta una piscina de planta rectangular conformada a partir de opus caementicium revestida de opus signinum. El escalonamiento que podemos observar en tres de sus zonas, la sur, la este y la oeste, no está representado en su parte norte donde no queda muy clara su existencia o no, aunque si atendemos a la concepción simétrica del conjunto pudo probablemente existir también. Sus dimensiones son 3ϭ’75 mts. de largo por 3’65 mts. de ancho y 6’75 mts. de profundidad. Estas dimensiones, no obstante, a pesar de ser reales podrían aumentar aún más dado que la escalinata romana en su pared sur se introduce por debajo del pavimento de los vestuarios aunque sin llegar a sobrepasarlos hacia el exterior del edificio.

El segundo de los momentos en que se encuadra el edificio se sitúa a partir del momento fundacional de la colonia, finales de 1768 por el monarca Carlos III aunque otras investigaciones lo sitúan en el siglo pasado. Será entonces cuando se cerque con una tapia de ladrillo y tapial todo el conjunto cuyos cimientos son, en algunos momentos, los mismos que pudo tener en época romana y que presenta remates en las zonas norte y sur con pilastras adosadas al muro. Además de esta tapia nos encontramos dos pabellones a ambos lados del edificio cerrados con arquería de medio punto y cuya misión sería probablemente la de servir de vestuarios para hombres y para mujeres. A este efecto también podemos observar como la misma piscina quedaría dividida en dos partes, una para cada sexo, por un muro transversal ala piscina del que sólo se conservan pequeños restos.

El tercero de los momentos constructivos encuadra una serie de canalizaciones modernas, algunos muros de separación realizados con ladrillos de tipo «gafa» que sería el mismo tipo usado para la construcción del pozo moderno situado a uno de los extremos del

edificio y que es donde se encuentra ahora situada la bomba de extracción de agua. En el interior de los Baños también se hicieron algunas reformas, pero sin alterar su estructura originaria. Así, en el lado sur, además de la creación de unos bancos, se puso una cama de cal y grava sobre la que iría un suelo de ladrillos visible junto a la puerta de entrada. También se colocarán una serie de ladrillos en la escalinata romana con los que se cubrirá parte del opus signinum. Será en estos momentos cuando se coloque un nuevo suelo de ladrillos en el fondo de la piscina con dibujo a la palma, salvo en la zona donde iba el muro transversal de ladrillos. Parte de este suelo ha desaparecido por la construcción de un pozo moderno y por la desaparición de gran parte de los ladrillos al usarse por los vecinos en la construcción, hecho que ha deteriorado en gran medida la estructura.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN ADOPTADAS

Las medidas de protección se comenzaron a adoptar por parte del arqueólogo J. S. Álvarez, quien en su intervención arqueológica realizada en el interior del yacimiento en el año 1989 realizó una profunda labor de limpieza y acondicionamiento de los baños. Dicho arqueólogo realizó seis sondeos arqueológicos tanto en el exterior como en el interior del edificio de los Baños.

En el Corte A se intentó conocer la cimentación de la cerca del XVIII y los materiales de la construcción romana. La cimentación se conformaba a partir de cal y piedras pequeñas, mientras que el resto de los niveles encontrados correspondían a la gravera sobre la que está situada el edificio.

En el Corte B, situado en el lado este del edificio, tras el vestuario de los hombres, se intentó constatar las dimensiones reales y la canalización para la entrada de agua a los Baños.

En el Corte C, situado en la pared norte de los Baños, se busca la dimensión real del edificio en esa dirección.

En el Corte D, dentro del edificio, se estudió la captación de agua para el interior de la piscina mediante las tegulae colocadas verticalmente en el suelo de ésta. Se encontró el final del opus caementicium y el principio de la grava.

En el Corte E se intentó la constatación del escalonamiento de la piscina también en la parte norte de los Baños. Este dato no se consiguió al resultar imposibles las labores de excavación.

En el Corte F, realizado en el vestuario de los hombres, se intentó localizar la conducción de agua al no haber sido claramente detectada en el exterior. Se encontró bajo una tegula.

Esta labor se vio paralizada y no será hasta el año 1995 con el comienzo de la Escuela Taller «Baños Romanos» cuando se continúe la labor de mantenimiento del edificio. En un primer momento se comenzó limpiando de maleza todo el interior de la piscina y se retiraron las dos higueras existentes cuyas raíces continuaban destruyendo los restos de opus signinum siendo rociadas con gasóleo para evitar que volvieran a crecer. También se retiró del fondo de la piscina el manto vegetal de barro y hierba que lo cubría y cuyo grosor alcanzaba los 0’35 mts. Además, se limpiaron todos los accesos al interior de los vestuarios que estaban cubiertos de maleza. Con todo esto se logró el adecentamiento del interior del edificio y la posibilidad del mantenimiento hasta el inicio de su proceso de restauración. En la parte exterior de los Baños se procedió a la limpieza y retirada de todos los escombros y maleza.

Análisis Histórico de las cualidades de las aguas

El presente estudio se ha realizado a través de los archivos históricos municipales que se encuentran en las salas del Ilmo. Ayuntamiento de La Luisiana. Los datos obtenidos nos han permitido cotejar, junto a los análisis de las aguas realizados en la actualidad, la alta calidad de las aguas minero-medicinales que se encuentran en el acuífero que surte al yacimiento arqueológico.

Datos sobre las propiedades curativas

* Documento de 26 de agosto de 1796 escrito por D. Antonio Baena (3), Médico de La Luisiana:

» … Certifico que los Baños Romanos descubiertos en ella, según lo observado en los cuatro años en que están en uso tienen la Cualidad y Virtud siguientes Cualidad Son frías, sus aguas según Análixis que de ellas se han hecho. Contienen mucho San Nitro y algún Vitriolo;

Virtud Cura o al menos templa toda flucción cálida y enfermedades producidas por ellas. Como hemorragias uterinas, fluores albos, conorreas, todo dolor reumático cálido, todo vicio de menstruación y fecundiza la esterilidad causada de dichas enfermedades.

Cura del dicho modo todo vicio cutáneo, toda fluxión a los ojos, las fiebres lentas en 2º grado, todo flato o accidente histérico téxico aunque en todas las dichas enfermedades haya sigilo Venereo.

En fin todos los enfermos que han experimentado estos Baños y los de Ardales dizen han experimentado quasi los mismo efectos, notando en estas más suavidad, menor alteración para producirlos. Es cuanto puedo decir por lo observado y en Confirmación de lo dicho pondré los casos siguientes:

1º Dña. Mª de las Mercedes Alarcón, vezina de La Carlota vino con una hemorragia uterina si no habitual y iniciada de una fiebre lenta continua y con el uso de estos Baños se curó y fecundizó

2º La muger de Diego Alfonso maestro albañil de esta población padecía un vicio in generatione de modo que cada tres o cuatro meses abortaba una porción de molas espongiosas que con estos Baños se curó y fecundizó.

3º El reverendo padre Fray Arcangelo de Sevilla Capuchinos con el uso de estos baños se ha livertado de unos dolores reumáticos universales que lo valdavan invadíendole con frecuencia.

4º D. Juan Guisado boticario de Exíja, desauciado por hectíco tísico por una fistula en la espalda se curó con el uso de estos Baños.

5º Una niña de nueve años vezina de Fuentes de Andalucía, enferma de viruela desde los tres años vino desauciada toda llena de ulceras cavernosas con su cuerpo recubierto entero con una postilla inutilizada de pies y manos fue sanada con el uso de estos Baños y pudo andar por su propio pie cosa que no se acordava haverlo hecho.

6º Un vezino de Exija vino con una parálisis en el miembro viril que le privaba de hacer el coito por falta de erección desauciado y  aleficiado según el vulgo ligado se curó con el agua de estos Baños.

7º Rita Gonzales vezina de Carmona vino con una hemorragia uterina y una fiebre héctica de 2º grado se curó con el agua de estos Baños.

Pudiera poner muchos casos de todas las dichas enfermedades que omito por la brevedad, advirtiendo, son tan seguros en su modo de obrar que cualquiera que los usa sólo por refrescarse, sin haberse notado el menor daño, causado por ellos, aún en personas sexagenarias.

* En 1845, Pascual Madoz nos dice (4):

«… en cuyas aguas son a propósito para la curación de las erupciones cutáneas…”

Fuente de Los Borricos

Muy cercana a los Baños Romanos, se halla esta fuente, que inicialmente fue un pozo artesiano con abrevadero para las bestias. De su estructura original, conserva algunos trazos, muy retocados posteriormente.

Su traza actual, data muy probablemente de 1769, tal como se recoge en un memorial que Pablo de Olavide dispuso, ante la grave epidemia de paludismo que atacó a los colonos en dicha fecha.

Consta de dos elementos claramente diferenciados: La Fuente en sí, que no es otra cosa que un pozo artesiano cubierto, con un vaso o estanque, sobre el que vierte un caño de agua.

La cubierta, construida en ladrillo y recientemente restaurada, tras un desgraciado accidente, es de planta hexagonal, de apariencia maciza, pero hueca en el interior, rematada con molduras de corte barroco y falsa cúpula por aproximación de hileras construida en ladrillo y posteriormente enfoscado, con el interior hueco.

El estanque o vaso con el caño está muy retocado, aunque guarda trozos de la estructura original.

Para su acceso se construyó una estructura rectangular con escalinata, que actualmente conserva elementos de la época, pero que fue muy retocada posteriormente.